Proyecto Social de Atención Psicológica

El Colegio de Psicoanálisis de Madrid puso en marcha en enero del 2014 un Proyecto Social de Atención Psicológica para tratar el malestar y el sufrimiento psicológicos en medio de la crisis económica del 2008. En el marco de este proyecto, ofrecemos tratamiento psicológico a adultos, adolescentes, niños y parejas, con escasos recursos económicos, y que no puedan ser atendidas en consultas privadas o en los dispositivos públicos debido a los largos tiempos de espera, o bien porque no hayan encontrado el tratamiento adecuado para su problemática. También atendemos a sus familiares.

Ofrecemos atención psicológica institucional durante un periodo mínimo de tres meses, con una frecuencia semanal; pasados los cuales, tiene lugar una valoración del trabajo llevado a cabo hasta ese momento para acordar de manera conjunta con cada paciente, si procede o no la continuidad del tratamiento. Se cobran honorarios mínimos pactados directamente con cada persona que consulta.

El proyecto lo sostenemos un equipo de Psicoanalistas que ofrecemos voluntariamente horas de nuestro trabajo para ello. Entre nosotros hay Psicólogos especialistas en Psicología Clínica, Psicólogos Sanitarios, y Psiquiatras con una larga trayectoria clínica y docente.

Estudios del Observatorio de la Salud Mental en nuestro país señalan que el sufrimiento psicológico aumenta considerablemente cuando la situación económica del sujeto es precaria. Éste se expresa como «pérdida de control de las propias vidas», derivada de la pérdida del puesto de trabajo, pues ésta suele traer consigo consecuencias terribles, tales como: separaciones, rechazo social, pérdida de relaciones afectivas y sociales o pérdida de lugares de inserción social.

A eso se añade la pandemia por Covid 19. Los estudios de salud mental muestran un aumento de los estados de ansiedad, angustia desbordante, y un aumento de los suicidios sobre todo en población adolescente.

El balance acerca de este Proyecto en todos los años que lleva funcionando, es muy positivo. Esta experiencia nos permite ir obteniendo algunas conclusiones. En cuanto a la crisis económica del 2008, es innegable que la situación social ha producido un cambio radical en la vida de algunos sujetos por la pérdida de empleo y las consecuencias que se suelen derivar de ello, entre otras el cambios en la situación familiar, pérdida de vínculos, etc. Los adultos jóvenes se encuentran en una situación de incertidumbre mayor, de desorientación y de falta de oportunidades. Todo tuvo efectos a nivel psíquico, tales como: aparición de angustia, depresión, miedos, síntomas corporales, etc., que suponen un sufrimiento añadido a la situación. Además, la aparición de sentimientos de vergüenza, culpabilidad y desvalorización acompañan, frecuentemente, al malestar.

La solución farmacológica a todos estos sufrimientos es, a todas luces insuficiente, y tan sólo tiene una función paliativa, pues poco puede aportar ante lo que tiene que ver con una angustia relativa a la existencia. De manera que es fundamental dar la posibilidad a estos sujetos de elaborar psíquicamente el efecto traumático de tantas pérdidas y cambios sustanciales en sus vidas,  así como también de los efectos que ha podido ocasionar la pandemia, y que de este modo puedan recuperar sus coordenadas vitales.

Por otro lado, estas vivencias, aun siendo difíciles, tienen tantas respuestas distintas como sujetos existen. Algunos caen en la desesperanza, otros inventan nuevas formas de seguir adelante. Ahí radica la subjetividad psíquica, que es el modo particular de responder ante los acontecimientos de la vida.

Las personas que han acudido a nuestro Servicio Social de Atención Psicológica vienen ante la imposibilidad de encontrar una salida viable a su malestar. No saben cómo hacerlo, ni pueden hacerlo solos.

Esto nos reafirma, más si cabe, en la necesidad y oportunidad de este marco de Atención Social. Los psicoanalistas nos sentimos concernidos éticamente con todo ello. Conocemos y sabemos la posibilidad que ofrece un dispositivo como éste para poder acercar al sujeto a la comprensión de las coordenadas en las que se mueve, en relación a sus síntomas y a su malestar. La brújula que orienta la atención es la del Psicoanálisis aplicado, a cada caso, a cada situación, y a la temporalidad del tratamiento.

Instituciones colaboradoras

  • ADEMO
  • CAID Alcobendas
  • Cáritas
  • Casa de la Mujer de Fuenlabrada
  • Centro atención primaria Alcobendas
  • Centro Base Nº 3.
  • Fundación Amigó
  • Hospital de Móstoles
  • Hospital Rey Juan Carlos
  • Parroquia de la Encarnación
  • Psicóloga hospital La Paz
  • Servicios sociales Barajas
  • Servicios sociales Ciudad Lineal
  • Servicios sociales Hortaleza

Coordinadora del Proyecto Social de Atención Psicológica

  • De la Oliva de Castro, María Luisa

    Psicoanalista. Psicóloga Clínica.

    AME de la EPFCL (Escuela de los Foros del Campo Lacaniano).

    mail_outline oliva2@cop.es phone 913093230